miércoles, 22 de diciembre de 2010

Ya vienen los reyes...

El colegio de mis hijos es visitado por sus majestades de oriente, que aquí posan con una elegancia inigualable. Después de dos horas de sudor, cantos, asombros, risas y algunos lloros, aún dudo sobre cómo me llamaba yo, el rubio: si Melchor o Gaspar.

Una experiencia impagable.

4 comentarios:

  1. te reconocí a la primera, Querido Melchor(?)

    ResponderEliminar
  2. Qué melenas!!!!! Me tiras unos caramelos!??? anda jo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también he sido Rey y estoy contigo, colega, en que es una experiencia impagagable.

    ResponderEliminar