jueves, 19 de mayo de 2011

Elecciones: conclusión

Pues ya está a punto de acabar la campaña, y hemos sobrevividos. Por primera vez en muchos años he leído un buen número de programas electorales y he comprobado que, más allá de las promesas, hay buenas ideas, y bien trabajadas, en diferentes sitios.

Dicen las encuestas que PP y PSOE quedarán prácticamente empatados, y que la UPL, aunque perderá algún escaño, será una vez más llave para la gobernabilidad. Un
escenario similar al actual, en definitiva. También puede pasar que gane el PP con mayoría absoluta, y que Isabel Carrasco le dé una patada a su nº1 para quedarse de alcaldesa (o que a éste no lo nombren nada en Valladolid para fastidiar a Carrasco...). En fin, quien no encuentra emoción en la lucha partidista es porque no quiere.

Más allá del resultado, me escribía el otro día un amigo que ningún candidato habla de gestión, referido a (copio textualmente) "analisis de la sostenibilidad de las obras y 'otras ocurrencias' que aparecen en campaña". Pues tiene razón: aparte de algunas menciones genéricas, nadie aborda uno de los principales asuntos en la acción municipal. También me decía que "hablan de empleo (todos), pero medidas concretas con alguna base técnica muy poquitas y sólo esbozadas........Decir que vamos a crear 5.000 empleos por crear un centro: ¿por qué no 3.000 ó 20.000? ¿Con arreglo a que estudios o proyecciones?, ¿en qué sectores de actividad económica y con qué personas -el 75% de los desempleados de León no tienen formacion cualificada-? O el palacio de congresos: ¿cómo está el turismo de congresos en el mundo en la actualidad...¿cuantos palacios de congresos hay sólo en Castilla y León y qué ocupación tienen?....¿cuánto vale mantenerlo.....?."

Me envió también una foto que ilustra muy bien la falta de rigor a la hora de gestionar los recursos públicos (obsérvese el presupuesto). Un cartel de estos no cuesta menos de 3.000 euros.


Tiene bastante razón, pero opino que las cosas son así porque nosotros queremos. Las respuestas que dan nuestros políticos se corresponde con el nivel de exigencia al que les sometemos, y éste es muy bajo. Asumimos la desidia y el trabajo mal hecho, las ruedas de prensa sin preguntas, la corrupción (véase el resultado electoral en Valencia), la falta de capacitación...miramos para otro lado sin asumir nuestra responsabilidad política, que la tenemos, y que en absoluto se circunscribe a votar este domingo.

Suerte para quien se la merezca.

2 comentarios:

  1. Hay que acercarse a la Puerta del Sol en Madrid.

    ResponderEliminar
  2. O a Botines en León (allí estaremos)

    ResponderEliminar