martes, 15 de octubre de 2013

Combate


A un lado, un arbusto (madreselva) que invade parcialmente una balaustrada. La acera es muy amplia, y la vegetación parece aportar colorido y frescor, además de refugio para la fauna.


Al otro, un ayuntamiento que adora podar, talar y cercenar, con las tijeras ociosas.

El resultado.



4 comentarios:

  1. jajajaja!! Me parece muy acertado el comentario de ladytacones!!

    En fin... Y aquí estoy yo, animando a una pequeña ramilla de madreselva a crecer...

    ResponderEliminar