jueves, 18 de febrero de 2010

Hasta en las mejores familias

Interrumpí su lectura para preguntarle si conocía a su primo español, pero la cara que puso no invitaba a mantener ninguna conversación, así que me quedé con las ganas.

1 comentario:

  1. ¡¡¡Qué rebueeenoooo!!!! Volviste con ímpetu!!!! Genial!!

    ResponderEliminar